Teniendo en cuenta que en estas celebraciones se suelen consumir hasta cinco veces más calorías que en una cena normal, las cantidades exorbitantes de comida y bebida que deberá asimilar nuestro cuerpo pueden ser negativas para la salud. Algunos de los peligros que puede traer aparejados el comer en exceso durante las fiestas son: accidentes cardiovasculares, aumento de peso, dolor estomacal, intoxicaciones, entre otros.

No hay que olvidar que los cambios drásticos en la alimentación afectan a la salud y esto puede derivar en un desequilibrio del sistema inmunológico y, por lo tanto, en la alteración de las defensas. Pasar unas fiestas disfrutando del comer bien es posible y de esta forma estará cuidando su salud y la de toda su familia.

5 tips para evitar los excesos y disfrutar de las fiestas: 

- Porciones razonables:   Podemos comer algo especial y más calórico que lo acostumbrado, pero en raciones normales o incluso más discretas, debido a que son muy grasas.

- Comer con calma:   Es importante masticar bien y comer despacio, para que la comida pueda asentarse mejor y realizar la digestión sin sentirse mal o pesado.

- Combinar la dieta:   Se debe tener en cuenta que, si sabemos que comeremos un menú más recargado que de costumbre, hagamos una cena ligera y depurativa con verduras, frutas y mucho líquido.

- Prepararse antes de las fiestas:   Antes de comenzar con el rally de las celebraciones, podemos ayudar a nuestro cuerpo a pasar por el ‘trance’ de los atracones.  Comer menos carne y más pescado, verduras a la plancha o al vapor, beber agua y hacer ejercicio puede ser de gran ayuda.

- Incorporar alimentos sanos:   Si somos los encargados de hacer la comida o la cena en Navidad o Fin de Año podemos optar por opciones más saludables.

Comentarios