Los escorpiones o alacranes son invertebrados que viven en la Tierra hace más 350 millones de años. Existen 16 familias, que a su vez, se diferencian en 1500 especies. Los potencialmente peligrosos por la acción de su veneno, pertenecen a la familia Buthidae. En la Argentina esta familia está representada por el género Ananteris, Tityus y Zabius. El principal peligro de estas especies es la picadura, a través de la cual descarga su veneno.

Son arácnidos de hábitos nocturnos que aparecen en épocas de calor, por lo que recomendó, entre otras precauciones, no caminar sin calzado. La Dirección de Zoonosis de La Plata recuerda que en época de calor "hay que extremar las precauciones para evitar picaduras" y detalló una serie de medidas.

Los consejos

Protección personal

  • No dejar ropa en el piso (esta es una medida que nos proteje de arañas peligrosas también)
  • Revisar y sacudir prendas de vestir, y calzados.
  • Sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebé o niño.
  • Tener precaución cuando se examinan cajones o estantes.
  • Evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes.

Protección para adentro de casa

  • Utilizar rejillas sanitarias en desagües de ambientes y sanitarios.
  • Controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras
  • Colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas.
  • Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos
  • Control de cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor
  • Realizar aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores.
  • Efectuar control de la basura para reducir la cantidad de insectos (arañas y cucarachas) que sirven de alimento a escorpiones.
  • Evitar acumulación de materiales de construcción, escombros, leña, hojarasca porque suelen ser lugares donde se mantienen, conservan y dispersan. Evitar juntarlos con las manos.
  • Los alacranes pueden encontrarse en áreas rurales (debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos) o urbanas (sótanos, túneles, depósitos, cámaras subterráneas)
  • Como última alternativa y con asesoramiento especializado, se usará la aplicación de plaguicidas de baja toxicidad por personal entrenado.

La peligrosidad de los alacranes depende tanto de la variedad del animal como de la edad y el estado de salud de la persona afectada, así como de la cantidad de veneno ingresada en el organismo del afectado. Por esta razón, es de gran utilidad reconocer el tipo de alacrán que causó la picadura, a fin de orientar al médico tratante. Algo ideal sería tomar una fotografía para mostrársela al especialista.

Cómo actuar ante una picadura

Ante la sospecha de picadura por alacrán, debemos actuar rápidamente: colocar hielo en la zona, y concurrir al hospital para ser evaluados. No es aconsejable realizar tratamientos caseros. En caso de que en la consulta médica haya evidencia de síntomas gravedad, el paciente deberá recibir el suero antiescorpiónico para neutralizar la toxina. De lo contrario, quedará en observación durante el tiempo que el médico crea adecuado (a fin de controlar progresión de signos y síntomas que requieran conducta diferente).

  • Evitar apretar o perforar el área de la picadura
  • No intentar succionar el veneno con la boca
  • No quemar o aplicar soluciones sobre la picadura

Comentarios