Diego Morlachetti, sommelier de té y fundador de la primera Escuela Argentina de Té, explicó que el consumo razonable de esta infusión es de dos a tres tazas por día.

Los tés se clasifican de acuerdo a los métodos que se utilizan para secarlos. A nivel internacional se reconocen cuatro tipos: verde, blanco, morado o oolong y negro.

El verde es el que menos marchitado y oxidado se encuentra, mientras que en el negro estos procesos se permiten para su elaboración. El blanco está marchitado pero no oxidado, y el oolong tienen oxidaciones parciales pero no en todas las hojas.

Cómo prepararlo

Tanto preparar como servir esta bebida conlleva todo un ritual en la cultura oriental. Pero si lo querés hacer en tu casa, Morlachetti dio algunos tips útiles para sacarle el máximo provecho a la infusión.

- Preferentemente, calentá el agua al fuego. Sino cualquier otro método que sea cómo para vos puede servir.

Respetá las sugerencias e indicaciones que vienen en los envases. Los tiempos de preparación y la temperatura, sobretodo.

Usá agua de buena calidad, es decir, que no sea ni muy clorada ni con mucho sodio (salada). Sino crea una sensación de acidez en la boca y distorsiona el paladar.

Formá tu paladar. Probá el mismo té de distintas marcas, tal y como sucede con el vino. Vas a crecer y sabrás diferencias entre tipos.

Aprendé a medir la porción al prepararlo. Cuando uno tiene su paladar ya trabajado y está acostumbrado al amargor, acidez y sequedad del té puede colocar más cantidad para su infusión. En caso que no, es mejor añadir menos. Se trata de ajustarlo al propio paladar, no hay una manera rígida de tomarlo, tenés que personalizar tu bebida.

Beneficios del té

Tranquiliza: esta infusión contiene pequeñas dosis de L-teanina, un aminoácido no proteínico que tiene verificadas propiedades sedantes del sistema nervioso de una persona, de baja intensidad. También inhibe el apetito de una persona. “Por eso en las sociedades estresadas, en el estilo de vida moderno, poder disminuir los niveles de ansiedad es algo muy buscado, muy pretendido. Es algo que si uno incorpora de manera regular en una o dos tazas diarias después de un tiempo, una semana, empieza a notar que está quizás sin habérselo propuesto un poco más tranquilo”, destacó Morlachetti.

Ayuda a quemar calorías: el té, especialmente el verde, tiene un efecto termogénico, que hace que las personas consuman más calorías para poder llegar a cabo una actividad que si no lo consumieran. “Por esta cuestión de que inhibe el apetito muchas veces los profesionales médicos que trabajan en el abordaje de las dietas suelen recomendar té verde para bloquear la necesidad de comer algo”, precisó el sommelier de té.

Mejora la salud: la bebida también contiene epigalocatequina galato (EGCG), un antioxidante que es el responsable de todas las bondades por las cuales el té es conocido disminuir el colesterol los triglicéridos, prevenir algunas formas de mutaciones celulares, mejorar el estado del aparato cardiocirculatorio.

- Mejora el estado de ánimo: por la cafeína permite que una persona se mantenga despierta y activa. Asimismo, este alcaloide tiene un efecto positivo sobre el ánimo, genera más ímpetu y energía. Personas que tienden a decaerse, los profesionales les recomiendan una taza de té negro.

Comentarios