Con la idea de evitar enfermarse, un hombre de 51 años, residente de Londres, Inglaterra, lleva inyectándose veneno de serpiente por más de 30 años. Pero este hábito también la ha traído complicaciones.

A pesar de que músico Steve Ludwin hoy se muestre sano, esta medida le ha traído complicaciones. Una vez, el músico fue ingresado en cuidados intensivos, donde pasó 3 días tras una sobredosis de veneno. Al ser consultado por la prensa debido a su extraño comportamiento, sostuvo: “Lo que hago parece una locura, pero resulta que esta práctica tiene efectos positivos para la salud”. Sin embargo, la experiencia indica otra cosa.

A lo largo de los años, este hombre de 51 años probó veneno de todo tipo de serpientes, incluida la cobra y la mamba negra, y no recomienda repetir sus experimentos.

Su caso ha llamado la atención de científicos, por lo que expertos de la Universidad de Copenhague se dedicaron a estudiarlo. “Cuando se inyecta veneno, su sistema inmune responde. Esperamos encontrar copias de sus anticuerpos, aislarlas, ponerlas a prueba y ponerlas en producción”, comentó Brian Lohse, profesor de la Facultad de Sanidad.

Comentarios