El peligro en jóvenes

Los investigadores estudiaron a jóvenes de entre 18 y 35 años durante dos meses. Estas personas entrenaron con pesas de dos a tres veces por semana. Los deportistas, divididos en dos grupos, consumieron dos medicamentos diferentes: el primero, una dosis relativamente alta de ibuprofeno; el segundo, dosis bajas de ácido acetilsalicílico, conocido popularmente como aspirina.

Después de ese periodo, todos fueron sometidos a pruebas para conocer su crecimiento muscular, fuerza y antimarcadores de inflamación.

Los resultados indicaron que el aumento del volumen muscular fue dos veces mayor en los individuos que tomaron aspirina.

Aplicable a otros antiinflamatorios

El autor principal del estudio, Tommy Lundberg, explicó que se decantaron por el ibuprofeno porque “es la droga antiinflamatoria más estudiada del mercado”, pero los científicos que participaron en esta prueba consideran que “dosis altas de otros antiinflamatorios no esteroideos de venta libre tienen efectos similares”.

Para Lundberg, este hecho “sugiere que los procesos de inflamación muscular, en combinación con el entrenamiento con pesas, son beneficiosos para el desarrollo a largo plazo de nueva masa muscular; al menos, en el caso de los jóvenes”, con lo cual si esas personas entrenan con pesas para aumentar sus músculos “deben evitar las dosis regulares altas de fármacos antiinflamatorios”.

Para Lundberg, este hecho “sugiere que los procesos de inflamación muscular, en combinación con el entrenamiento con pesas, son beneficiosos para el desarrollo a largo plazo de nueva masa muscular; al menos, en el caso de los jóvenes”, con lo cual si esas personas entrenan con pesas para aumentar sus músculos “deben evitar las dosis regulares altas de fármacos antiinflamatorios”.

Comentarios